Im winter ein jahr

Fecha: Miércoles 7 de junio, 19h00.
Lugar: Alianza Francesa de Guayaquil.
ENTRADA LIBRE

El Centro Cultural Ecuatoriano Alemán, en colaboración con la Alianza Francesa, continúa presentando sus noches de cine alemán cada mes durante el año 2017.

CORTOMETRAJES: Kurz und Gut III (Corto y bueno III)

Las técnicas y estilos cinematográficas de los cortometrajes pertenecientes a la serie del Goethe-Institut Kurz & Gut III impresionan por su gran variedad de recursos, desde la pintura, la animación de arena o plastilina, hasta la animación 3D.

Estos cortometrajes, ofrecen una idea general del desarrollo de los filmes de animación alemanes de los últimos diez años. Las obras muestran un claro estilo característico y personal de sus autores; mientras unos provocan carcajadas otros invitan a la reflexión. La mayoría de estos cortos fueron éxitos en festivales internacionales y han sido galardonados con distintos premios.

Durante el año 2017, el Centro Cultural Ecuatoriano-Alemán, en colaboración con la Alianza Francesa, presentará una selección de este ciclo. En todas las presentaciones mensuales de cine alemán, se proyectará un cortometraje antes de cada película.

LARGOMETRAJE

En invierno hará un año (Im Winter ein Jahr).
De Caroline Link | Drama, 128 minutos, 2008 (alemán con subtítulos en español).

La arquitecta de interiores Eliane Richter le encarga a Max Hollander que pinte un retrato de sus dos hijos. A su hija Lilli no le parece una idea buena en absoluto, puesto que su hermano Alexander se suicidó y el doble retrato significaría sólo una ilusión decorativa. El trabajo en el cuadro cambia a todos los que tienen algo que ver, directa o indirectamente, con él.

El punto de partida es el suicidio del muchacho; sus familiares intentan superar este trauma de muy distintas formas. Naturalmente, la propuesta de retratar a Alex, el hijo muerto, junto a su hermana, que sigue viva, es también un intento de unirlos una vez más no sólo visualmente, sino de perpetuarlos de algún modo; una forma de lo más irracional de desentenderse de la muerte. La tarea de elaborar la tragedia se delega en un pintor, quien se toma el encargo con suficiente seriedad como para investigar por su parte las implicaciones y causas, a pesar de haber sido provisto con bastante material gráfico (fotos y vídeos). Sin este intento de profundizar más en el “caso”, habría bastado simplemente ampliar y montar fotos. Así, Max Hollander debe hacer el trabajo para el que la familia no ha tenido ni el valor ni la perseverancia. Sin embargo, tampoco él podrá resolver el problema ni explicar esta muerte; al menos, no tanto como para satisfacer a su clienta.

No obstante, la película ofrece una serie de respuestas que, evidentemente, en su conjunto aún dejan abiertos algunos interrogantes. el hecho de que Lilli crea ver a su hermano a lo largo de la historia muestra su obsesión por su pérdida. Los padres, pese a su bienestar material, están sumidos en una soledad sin remedio, aunque ellos mismos aún no lo saben. Incluso el exitoso pintor tiene un matrimonio fracasado a sus espaldas; trata en vano de averiguar si tal vez es homosexual y se lleva un desengaño irremediable cuando su hijo rechaza uno de sus retratos como regalo de cumpleaños. Le queda como consuelo, como formuló Bertolt Brecht, que la forma más sencilla de la existencia está en el arte.

TRAILER:

Película presentada gracias al Instituto-Goethe

Miércoles 7 de junio a las 19h00.
Teatro de la Alianza Francesa (Hurtado 436 y José Mascote).
ENTRADA LIBRE